¿Quieres tener una empresa internacional de éxito?…

Empieza por hablar inglés

…empieza por hablar inglés

Aunque la mayoría del mundo no habla inglés, este idioma es indispensable en Internet y en las comunicaciones empresariales internacionales.

 

El mundo de los negocios es más global que nunca, especialmente a medida que más regiones del planeta se conectan a Internet. Pero, aunque solo el 5 % de la población mundial tiene el inglés como su lengua materna, más de la mitad de todo el contenido online está en inglés. Y un amplio análisis realizado por el MIT Media Lab sobre 2,2 millones de libros en 1.000 idiomas, los tuits de 17 millones de usuarios en 73 idiomas y millones de entradas de la Wikipedia concluyó que la mayoría de los contenidos están en inglés o se están traduciendo al inglés. César Hidalgo, el investigador principal del proyecto, afirma que el inglés funciona como un elemento de conexión para las personas que hablan diferentes idiomas.

 

Sin embargo, el inglés no solo conecta a las personas en las redes sociales y la educación: es una herramienta de negocios internacional. “De los muchos idiomas que se han hablado en la historia, solo algunos han logrado alcanzar una preeminencia global y han sido lo suficientemente importantes como para convertirse en una lengua internacional”, declaró Hidalgo a Serious Science.

 

Bill Fisher, cofundador de la escuela de inglés online EF Englishtown, escribía en Harvard Business Review que las predicciones de que el mandarín se convertirá en la lengua global dominante son erróneas, en parte por una simple cuestión práctica. “Los teclados QWERTY estándar están diseñados para el alfabeto latino y no pueden acomodar los 2.000 caracteres chinos que se consideran necesarios para lograr una alfabetización básica en mandarín”, aseguraba.

 

 

Pero el problema va más allá de un simple teclado. El inglés está en el núcleo de los comandos informáticos. Fisher señalaba que los 10 principales lenguajes de programación se basan en el inglés. Python y Ruby, que figuran entre los lenguajes de programación más usados, fueron creados por hablantes nativos de holandés y japonés, respectivamente. En opinión de Fisher, este hecho evidencia que “los hablantes de inglés no nativos se adaptan para aprender y usar el inglés cuando intentan lograr objetivos más amplios”.

 

En lo que respecta a las personas que aprenden a hablar inglés de manera activa, hoy en día hay aproximadamente 1.500 millones de estudiantes de inglés, un número que se espera que llegue a 2.000 millones en 10 años, según NPR. Las grandes multinacionales como Airbus, Daimler-Chrysler, Microsoft, Nokia, Renault o Samsung tienen el inglés como idioma corporativo obligatorio, recordaba Tsedal Neeley, profesor de Harvard Business School, en el número de mayo de 2012 de HBR. El presidente de la compañía japonesa de servicios de Internet Rakuten, Hiroshi Mikitani, aseguró a la CNN en 2010 que en las oficinas de su compañía no se habla japonés: “El inglés es el único idioma global”, sostenía Mikitani. “Estamos haciendo negocios en todo el mundo. Creo que esta es la única manera de que una empresa de servicios japonesa puede convertirse en una compañía global”.

 

El inglés ha emergido como un lenguaje colaborativo, especialmente en el mundo de los negocios. Si una empresa tiene un equipo global, lo más probable es que sus integrantes se comuniquen en inglés, tal y como Neeley explicaba a la CNN: “Depende de lo que haga la empresa, pero si cuenta con empleados en diferentes países que necesitan colaborar entre ellos, ya sea para integrar plataformas tecnológicas o atender a clientes de todo el mundo, cada vez será más importante que incluso los cargos intermedios y los empleados con responsabilidades internacionales tengan una lengua común para interactuar con los demás”.

 

¿Qué pasa si tu empresa no sabe hablar inglés? En una encuesta realizada por The Economist Intelligence Unit, el 90 % de los ejecutivos corporativos de todo el mundo coincidían en que si la “comunicación transfronteriza” mejora, las ganancias y la participación en el mercado de una compañía aumentan significativamente. Por otro lado, perder oportunidades de negocio no cuesta mucho. Casi la mitad de los encuestados reconocía que los pequeños malentendidos pueden acabar con los acuerdos comerciales internacionales.

 

“¿Qué significa todo esto? El inglés facilita la economía de la innovación porque permite que las personas y las empresas de todo el mundo se comuniquen entre ellas y, por lo tanto, colaboren para hacer realidad una visión o un objetivo común”, señalaba Fisher en HBR. “Imaginemos que el fundador de Yahoo, Jerry Yang, nunca hubiese aprendido a decir en inglés nada más que ‘zapato’. O si Mike Krieger, nacido en Sao Paulo y fundador de Instagram, no hubiera aprendido inglés para ir a la universidad en los Estados Unidos. Hace un tiempo, un hombre llamado Andy Grove, que era de Hungría, emigró a los Estados Unidos huyendo de la Segunda Guerra Mundial y fundó Intel. ¿Qué habría ocurrido si las barreras del idioma se hubiesen interpuesto en el camino de estas innovaciones tecnológicas?”.

¿Quieres mejorar el nivel de inglés en tu empresa? ¡Podemos ayudarte, contacta!