Las clases de inglés, uno de los beneficios sociales más valorados

la formación en idiomas

Cada vez más empresas ofrecen beneficios sociales para atraer y retener a los mejores empleados, lo que se conoce como “salario emocional”. Y dentro de los posibles incentivos que puedes ofrecer a tus trabajadores, la formación en idiomas es uno de los más valorados. ¿Conoces todos los beneficios que ofrece?

 

Cuando se trata de elegir una empresa en la que trabajar, la mitad de los candidatos tienen en cuenta el llamado “salario emocional”. ¿En qué consiste? La Agencia España de la Calidad lo define como “un concepto asociado a la retribución de un empleado en la que se incluyen cuestiones de carácter no económico, cuyo fin es satisfacer las necesidades personales, familiares y profesionales del trabajador, mejorando la calidad de vida del mismo y fomentando la conciliación laboral”.

 

Dicho de otra manera, cada vez más empleados se fijan no solo en la remuneración económica del puesto, sino en otros tipos de prestaciones que también consideran valiosas para su bienestar personal y para su carrera profesional. Por ejemplo: seguros de salud, flexibilidad horaria, cheques de comida o ayudas para la guardería.

 

Dicho de otra manera, cada vez más empleados se fijan no solo en la remuneración económica del puesto, sino en otros tipos de prestaciones que también consideran valiosas para su bienestar personal y para su carrera profesional. Por ejemplo: seguros de salud, flexibilidad horaria, cheques de comida o ayudas para la guardería.

 

Lectura recomendada: ¿Por qué deberías apuntarte a clases de inglés de negocios?

 

Actualmente, un 95 % de las empresas españolas ofrecen algún tipo de beneficio social, y uno de los incentivos más valorados es la formación en idiomas, en particular el inglés. Como expertos en cursos de inglés para empresas, en Nativos Language Consultants conocemos muy bien el auge de este tipo de beneficio social y queremos contarte todas las ventajas que tiene para los empleados y la empresa.

 

Beneficios de los cursos de inglés para empresas

La realidad es que, en la actualidad, solo una de cada cuatro empresas españolas imparte clases de inglés a sus empleados. Es un dato que resulta sorprendente, si tenemos en cuenta el bajo nivel de inglés de los profesionales españoles y la creciente demanda en el mercado laboral de perfiles con un buen dominio del inglés.

 

Además de necesarios, los cursos de inglés para empresas son sumamente recomendables si tenemos en cuenta los beneficios que ofrecen a cada parte:

 

Beneficios para los empleados

  • Mejoran la cualificación profesional y la posibilidad de optar a puestos de más responsabilidad en el futuro.
  • Abren la puerta al acceso a responsabilidades internacionales, por ejemplo en filiales o nuevas delegaciones en el extranjero.
  • Aumentan la autoconfianza y la capacidad para afrontar tareas complejas (como negociaciones en inglés o asistencia a ferias internacionales).
  • Facilitan la conciliación, ya que es más fácil asistir a clases de inglés en la propia oficina que tener que desplazarse a una academia.
  • Permiten acceder a una formación de idiomas de calidad que de otra forma tendría un coste elevado para el empleado.
 

Beneficios para la empresa

  • Fomentan la comunicación interna, el trabajo en equipo y el sentimiento de pertenencia a la empresa.
  • Aumentan la motivación y la productividad de los empleados que se benefician de la formación.
  • Impulsan la internacionalización de la empresa y la creación e integración de plantillas multiculturales.
  • Facilitan la movilidad laboral entre las oficinas de la empresa en distintos países, para la expansión a nuevos mercados, etc.
  • Permiten atender mejor y fidelizar a los clientes, socios y proveedores internacionales de la empresa.
  • Proyectan una imagen más profesional y cualificada de la empresa en el mercado global y le dan ventaja sobre sus competidores.
  • Ofrecen la posibilidad de acceder a oportunidades de negocio internacionales hasta entonces fuera del alcance de la empresa.
  • La formación se adapta a las necesidades específicas de la empresa: sector, vocabulario, situaciones que requieren el uso del inglés, etc.
 

Sin duda, son ventajas importantes a tener en cuenta. Pero aún hay otro aspecto más prosaico pero igualmente relevante: las empresas que organizan clases de inglés pueden beneficiarse de las ayudas para cursos subvencionados de idiomas que ofrece la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo, y que pueden llegar al 100 % de bonificación en función del tamaño de la empresa que ofrece los cursos.

 

Cómo organizar cursos de inglés para empresas como incentivo

Al igual que sucede con cualquier otro tipo de beneficio social, antes de implantar las clases de inglés en una empresa es conveniente consensuar la medida con los trabajadores. Por ejemplo, una encuesta de satisfacción de los empleados o las evaluaciones de rendimiento anuales pueden ser una buena ocasión para sondear el interés por este tipo de incentivos y adecuar la formación a las necesidades reales.

 

En función del tamaño de la empresa y del número de trabajadores que estén interesados en recibir la formación, es posible que haya que crear varios grupos con diferentes horarios o niveles del idioma. Aunque para el team building puede ser positivo que a una misma clase asistan empleados de distintos departamentos o categorías, no tiene sentido mezclar en un grupo personas que tienen diferencias muy pronunciadas en sus conocimientos del idioma; sería ineficiente y frustrante.

 

Lectura recomendada: ¿Clases de inglés particulares o en grupo?

 

También es posible que haya colectivos o perfiles dentro de una misma empresa que necesiten una formación distinta o más personalizada que el resto de los empleados, como es el caso de los directivos. Este tipo de profesionales suelen tener mayores responsabilidades internacionales y además viajan a menudo, por lo que es posible que sea mejor organizar unas clases de inglés para ejecutivos personalizadas.

 

Los horarios y duración de las clases deberían pactarse asimismo con los empleados. Lo ideal es encontrar un equilibrio entre las obligaciones de la empresa y el derecho a disfrutar del tiempo libre de los empleados. En este sentido, existen varias posibilidades para realizar las clases de idiomas en empresas: a primera hora, en el descanso de mediodía, al finalizar la jornada laboral, los viernes por la tarde… En general, no es recomendable dejarlas para última hora, ya que después de una larga jornada laboral, la capacidad de aprendizaje y la concentración disminuyen.

 

Por otro lado, es muy recomendable que el contenido y el enfoque de las clases de inglés para empresas estén adaptados a las necesidades de la organización. Por ejemplo, pueden servir para estudiar terminología propia de la actividad o practicar situaciones habituales en el día a día de los empleados, como preparar un presupuesto en inglés o atender llamadas telefónicas o videoconferencias en inglés. Además de hacer que las clases de idiomas sean más productivas, resultarán más interesantes y amenas para los alumnos por el carácter tan práctico del aprendizaje.

 

la formación en idiomas


Finalmente, es imprescindible establecer un sistema para medir los progresos de cada alumno. No se trata de “poner notas” o fustigar a los más rezagados, sino de conocer cuál está siendo la evolución de cada participante a lo largo del curso. Esto permite reforzar los puntos débiles del proceso de aprendizaje mediante ajustes en las clases o tareas personalizadas que permitan a estos alumnos mejorar el idioma.

 

Todo esto puede parecer complicado de implementar en una empresa. Sin embargo, en Nativos Language Consultants, especialistas en cursos de inglés para empresas y consultoría lingüística, nos ocupamos de todo. Solo tienes que contactarnos y nos encargaremos de analizar las necesidades de tu empresa, evaluar el nivel de inglés de cada uno de los empleados, diseñar el curso de inglés y el contenido de las clases a medida y proponerte el enfoque, horarios y actividades que funcionarán mejor.

 

Pondremos a tu disposición profesores de inglés nativos con experiencia en cursos de inglés para empresas y desarrollaremos los materiales didácticos, ejercicios, listenings, actividades de role-play, etc. de forma personalizadas para tu empresa. También te ayudaremos a tramitar las ayudas a la formación bonificada, para que puedas optimizar al máximo el presupuesto de formación disponible en tu empresa, y realizaremos un seguimiento y evaluación final de los progresos de cada alumno.

 

Si quieres tener una plantilla cualificada y motivada, apuesta por los cursos de inglés para empresas como un beneficio social atractivo, rentable y fácil de implementar. Tus empleados te lo agradecerán y tu empresa verá pronto el retorno de la inversión.

 

¿En tu empresa ofrecen clases de idiomas? ¡Comenta en las redes sociales!