Saber inglés: una necesidad para profesionales y empresas.

Saber inglés: una necesidad para profesionales y empresas

El gran auge de los cursos de inglés para profesionales responde a la necesidad de cubrir un vacío en la formación de muchas personas que buscan su lugar en un mercado laboral cada vez más global.  En este contexto, ya no se considera el inglés como un mérito sino como un requisito totalmente básico para conseguir, o incluso mantener,  un puesto de trabajo. La insuficiente presencia del inglés en los planes de estudio de muchas carreras tampoco ayuda a los recién titulados que deben mejorar por su cuenta el precario nivel de este idioma con el que se enfrentan al mundo laboral.

Un rápido vistazo a cualquier web de búsqueda de empleo revela que las empresas demandan cada vez más profesionales capaces de comunicarse en inglés y que puedan aprovechar las enormes oportunidades de negocio que genera la internacionalización. Diversos informes confirman que un tercio de las ofertas de trabajo que van apareciendo actualmente en España requieren conocimientos de una segunda lengua, siendo mayoritaria la preferencia del inglés, cuya demanda supera ampliamente a la de otros idiomas como el alemán y el chino. Y si hablamos de los puestos de trabajo para altos directivos, una de las principales empresas de Headhunters en España, Headway Executive Search nos constata que hasta un 80% de las empresas piden un nivel alto de inglés.

Según Victor Carulla, Socio Director de Headway “Hemos perdido la cuenta de los candidatos que hemos descartado por un pésimo nivel de inglés, y esto nos entristece mucho.”

Aunque es creciente la demanda de idiomas en la mayoría de perfiles solicitados por las empresas, esta se concentra especialmente en los sectores más dinámicos de la economía, como Informática y Comercio, o en áreas especializadas como Exportación o las relacionadas con dirección de empresas. Del mismo modo, hoy es impensable que un alto cargo de cualquier organización no tenga un dominio aceptable del inglés. Por ello, una buena formación en este idioma es un buen punto de partida para que los empleados puedan progresar en sus trabajos y optar a mejores puestos.

Viendo el panorama, no es extraño que muchos profesionales se estén replanteando su relación de amor-odio con el inglés y se lancen a la búsqueda de cursos para recuperar el tiempo perdido y adaptarse a las necesidades de las empresas. Y hacen bien, hoy ya no basta simplemente con mostrar un certificado para demostrar los conocimientos sino que muchas empresas quieren demostraciones prácticas de que realmente el aspirante sabe expresarse en lengua inglesa. Para ello, no dudan en solicitar el currículum vitae en inglés, hacer las entrevistas en este idioma o incluso pedir pruebas escritas para que la evaluación del candidato sea lo más completa posible y sin lugar a engaños.

Así pues, para que un profesional pueda enfrentarse al nuevo escenario no es suficiente realizar un curso cualquiera y olvidarse de todo al cabo de unos días. Se requiere formación continua y de calidad. Saber inglés requiere un aprendizaje constante y un contacto regular con el idioma. Todo ello debe permitir al trabajador adquirir y ampliar sus habilidades en los aspectos clave de su sector de forma que el idioma se convierta en una herramienta de uso cotidiano a la que se pueda recurrir en el momento necesario. En consecuencia, es importante escoger una empresa de formación de calidad, a ser posible con profesores nativos, que ofrezca flexibilidad y total adaptación a las necesidades concretas de las empresas.

En definitiva, saber inglés se ha convertido en una necesidad para los profesionales y con una demanda creciente de las empresas.  Ahora es el momento de pensar en las oportunidades que se pierden diariamente cuando alguien en una empresa u organización es incapaz de comunicarse correctamente en inglés o en los puestos de trabajo a los que no puedes acceder. Si esta situación te resulta familiar, tanto si eres profesional como responsable de una empresa, ha llegado el día de tomar la iniciativa y cambiar las cosas. Con una buena formación el inglés dejará de ser un problema.

Si has encontrado útil este post, ¡no olvides compartirlo!