La invasión de las palabras en inglés

La invasión de las palabras en inglés

palabras en inglés

La cantidad de palabras prestadas del inglés que invaden el español no deja de crecer. Las usamos porque nos parece que suenan mejor, no conocemos su equivalente o simplemente porque están de moda. ¿Pero sabes cuándo es correcto utilizar estas palabras en inglés y cuándo estás haciendo el ridículo?

 

Es fácil encontrar en Internet un mensaje de este tipo: «Las empresas basadas en diversity, empowerment & inclusivity son más innovadoras y responsive». Se trata de un tuit (término aceptado recientemente por la Real Academia de la Lengua) enviado por una institución educativa española. Lo sorprendente es que una tercera parte de las palabras de este mensaje son voces inglesas que tienen una traducción perfectamente válida en español. Por lo tanto, la forma correcta de escribir el mensaje sería: «Las empresas basadas en la diversidad, el empoderamiento y la inclusión son más innovadoras y responsivas». Entonces, ¿por qué usamos el inglés?

 

En realidad, no se trata de un problema nuevo. Desde siempre, todos los idiomas se han visto expuestos a la «contaminación» de otras lenguas, generalmente las que tienen más hablantes o cuentan con una presencia internacional destacada. ¿Sabías que una de las razones por las que se fundó la Real Academia Española (RAE) en 1713 fue la preocupación de los intelectuales por el uso de palabras en francés?

 

Actualmente, es el inglés el idioma del que tomamos prestadas más palabras. Por ejemplo, aquí puedes ver las palabras inglesas más usadas en español, y la lista no para de crecer con nuevas expresiones como el famoso Black Friday. El problema es que a veces empleamos estos términos foráneos sin ni siquiera saber qué significan exactamente. Esto incluso ha llevado a la Real Academia a reírse del uso incorrecto de los anglicismos mediante una original campaña que resume el siguiente vídeo.

 

 

La iniciativa parodiaba la publicidad de dos productos: el perfume «Swine» y unas gafas de sol con «Blind Effect». Los usuarios cautivados por estos dos artículos tan fashion podían pedirlos gratis en Internet. Pero, al recibirlos en casa, descubrían que en realidad «Swine» significa «cerdo» y que el misterioso «Blind Effect» es simplemente un «efecto ciego». Es decir, que con las gafas no se ve nada.

 

El objetivo de esta campaña de la RAE era concienciar sobre el abuso de los términos ingleses en la publicidad. Sin embargo, el problema se extiende a otros muchos sectores como Internet, los medios de comunicación, finanzas, turismo, etc.

 

No siempre es incorrecto usar palabras en inglés

Conviene aclarar que la Real Academia Española no se opone al uso de palabras prestadas del inglés u otros idiomas. En su página dedicada a los extranjerismos, reconoce que «todos los idiomas se han enriquecido a lo largo de su historia con aportaciones léxicas procedentes de lenguas diversas. Los extranjerismos no son, pues, rechazables en sí mismos». En este sentido, la RAE distingue dos categorías:

 

1.      Extranjerismos superfluos o innecesarios. Son aquellos términos para los que existen equivalentes en español perfectamente válidos y utilizados. Por ejemplo, en lugar de back-up, lo apropiado es usar «copia de seguridad».

 

2.      Extranjerismos necesarios o muy extendidos. Son aquellos para los que no existen términos equivalentes en español o prácticamente no se utilizan. Por ejemplo, usamos software porque no hay otra palabra equivalente en español.

 

Además, la Real Academia Española incorpora constantemente nuevas palabras procedentes del inglés. Aunque es verdad que a veces los académicos no están muy acertados al proponer sus adaptaciones, como en el caso de cederrón (CD-ROM), bluyín (blue jean o pantalón vaquero) o güisqui (whisky). En cambio, hay palabras que la RAE ha adaptado acertadamente y con un gran éxito, como pádel (del inglés paddle), máster, o tal vez el anglicismo más popular en español: fútbol (de football).

 

Diccionario RAE 2017: lista de palabras nuevas

 

Cómo evitar hacer el ridículo al usar palabras en inglés

 

Para terminar esta reflexión sobre la absurda moda de utilizar palabras en inglés que disponen de una traducción perfectamente válida en español, a continuación te recomendamos algunos recursos que te ayudarán a no meter la pata con el idioma:

 

Wordreference.com: es uno de los diccionarios en línea más populares de Internet. Además de consultar la traducción correcta de cualquier palabra, en sus foros los usuarios te ayudan a resolver las dudas lingüísticas que tengas.

 

Fundéu: la Fundación del Español Urgente cuenta con la colaboración de la RAE y la agencia EFE. Ofrece información sobre el uso correcto del idioma y puedes enviarles tus preguntas. ¡Suelen responderte y con bastante rapidez!

 

RAE: es la página web de la Real Academia Española, donde puedes acceder al diccionario oficial de la lengua española. También contestan las dudas de los usuarios y publican útiles artículos con las últimas novedades del idioma.

 

Portal lingüístico de Microsoft: una página muy práctica para consultar las traducciones al español de los términos informáticos más comunes.

 

Glosario de N-economía: explica el significado y a menudo incluye la traducción al español de conceptos relacionados con las nuevas tecnologías.

 

Y por supuesto, la mejor forma de no cometer errores es aprender bien el idioma con clases de inglés, además de usar los servicios de un traductor de inglés para los textos de tu empresa o los documentos importantes, como por ejemplo al traducir tu curriculum.

 

Lectura recomendada: Los anglicismos más comunes en España

 

¿Te parece absurdo usar una palabra en inglés cuando tiene traducción al español? ¿O a veces está justificado? Cuenta tu opinión en las redes sociales.