Los cursos de inglés para empresas son un buen negocio

Las clases de inglés para empresas

¿Sabías que solo una de cada cuatro empresas españolas ofrece cursos de inglés a sus empleados? Si tu negocio es de los que aún no se ha decidido a impartir este tipo de formación, es que no conoces las numerosas ventajas que tienen los cursos de inglés para empresas. ¡Sigue leyendo y te las explicamos!

 

Hace poco se ha publicado un estudio que señala que solo el 25 % de las empresas españolas ofrece formación de idiomas a sus empleados. Como especialistas en clases de inglés para empresas, en Nativos Language Consultants nos parece una cifra preocupante. Sobre todo si tenemos en cuenta el bajo nivel de inglés de los profesionales españoles y el hecho de que uno de cada tres puestos de trabajo que se ofertan requieren dominar una lengua extranjera, según los datos de Adecco.

 

Lectura recomendada: Por qué no debes mentir sobre tu nivel de inglés en el CV

 

Aunque impartir cursos de inglés para empresas es más que una necesidad: también supone un buen negocio para las organizaciones que proporcionan este tipo de formación. No solo por la posibilidad de acceder a la formación bonificada para empresas, que permite financiar la totalidad o parte del coste de los cursos de idiomas, sino también por los beneficios que obtienen las empresas y sus empleados.

 

Ventajas de los cursos de inglés para las empresas

En primer lugar, invertir en formación siempre es una buena idea para las empresas, porque les permite disponer de personal más cualificado que les aporta una ventaja competitiva respecto a sus competidores. En el caso de las clases de inglés para empresas, disponer de empleados que dominen la lengua global de los negocios aumenta las posibilidades de acceder a los mercados internacionales; algo que se está volviendo fundamental ahora que la mayoría de las empresas vende en Internet.

 

Por otro lado, ofrecer cursos de inglés para empresas supone un incentivo atractivo para los trabajadores, que cada vez más valoran este tipo de prestaciones no económicas a la hora de aceptar una oferta laboral. De hecho, la formación continuada es uno de los aspectos más valorados en el llamado “salario emocional”, que un número creciente de empresas utilizan para atraer y retener el mejor talento.

 

 

Del mismo modo, los cursos de inglés in house o dentro de la empresa también ofrecen una mayor flexibilidad. Los horarios se pueden ajustar en función de la situación de la empresa (por ejemplo, acortando o posponiendo las sesiones en momentos de mucho trabajo, vacaciones, asistencia a ferias, etc.) sin necesidad de que ningún empleado tenga que dejar de asistir a clase por falta de disponibilidad.

 

Otro beneficio interesante es que las clases particulares de inglés para empresas permiten personalizar el contenido de las sesiones para adaptarlo a las necesidades de la compañía. Por ejemplo, se puede abordar la terminología propia del sector, practicar situaciones comunes (como reuniones, conferencias telefónicas, visitas comerciales, etc.) e incluso trabajar materiales propios del día a día de la empresa (cartas comerciales, correos electrónicos, argumentarios de ventas, catálogos, etc.).

 

Lectura recomendada: ¿Qué títulos de inglés valoran más las empresas?

 

En este sentido, previamente al inicio de las cursos de inglés para empresas, es posible realizar una auditoría lingüística para evaluar el nivel de idiomas de los empleados y las necesidades de la compañía. Esto permite diseñar un programa de formación a medida que resuelva las necesidades reales de la organización. Dicha consultoría previa también resulta útil para identificar las carencias de la compañía en aspectos como el marketing multilingüe, la traducción de páginas web, etc.

 

Finalmente, otro aspecto que a menudo no se tiene en cuenta es que realizar los cursos de idiomas dentro de la empresa contribuye a proteger la confidencialidad de la información. Por ejemplo, es normal que durante los cursos de inglés para empresas los empleados comenten aspectos o situaciones de su trabajo que, involuntariamente, pueden revelar información confidencial sobre el negocio. Esta información podría llegar a oídos indeseados si se divulga fuera de las instalaciones, por ejemplo en un curso de inglés externo al que asisten alumnos de otras empresas.

 

Ventajas de las clases de inglés para los empleados

Aparte de las ventajas que proporcionan a los negocios que las ofrecen, las clases de inglés para empresas también tienen numerosos beneficios para los empleados que asisten a ellas. Para empezar, ofrecen una vía para completar su curriculum desarrollando capacidades lingüísticas que resultan imprescindibles para acceder a puestos de responsabilidad dentro de la propia empresa o en futuras ocupaciones.

 

Por otra parte, tener la posibilidad de asistir a cursos de inglés en las propias instalaciones de la empresa supone un importante ahorro de tiempo y dinero para los trabajadores. Además de evitar tener que abonar esta formación por su cuenta, si las clases se imparten en las oficinas (por ejemplo a la hora de la comida o al acabar la jornada), los trabajadores pueden asistir a los cursos sin tener que salir antes de trabajar, desplazarse a otro lugar o sacrificar su conciliación personal y familiar.

 

El hecho de contar con un profesor particular de inglés para empresas también permite a los empleados disfrutar de un seguimiento personalizado a lo largo del curso. Al tratarse de grupos reducidos, el profesor tiene la posibilidad de conocer mejor a cada alumno, detectar sus deficiencias lingüísticas y ofrecerle un itinerario de aprendizaje personalizado que le permita desarrollar las habilidades que necesita. Por su parte, el alumno dispone de un experto al que puede plantear cualquier duda que surja durante el aprendizaje y con el que desarrollar una relación de confianza.

 

Las clases de ingles para empresas

 

Así mismo, asistir a cursos de inglés para empresas también fomenta una mejora del clima laboral de la empresa. Los empleados tienen la posibilidad de interactuar con sus compañeros fuera de su puesto de trabajo, en un ambiente más relajado en el que todos comparten un objetivo: aprender inglés. El hecho de poder hacerlo con colegas de otros departamentos con los que no tratan habitualmente contribuye a establecer lazos, lo cual aumenta las capacidades de colaboración en la empresa.

 

Lectura recomendada: ¿Cursos de inglés particulares o en grupo?

 

Por último, el hecho de que la empresa invierta en la formación de sus empleados aumenta la motivación, al sentirse estos más valorados por sus responsables. No hay que olvidar que hasta un 20 % de los trabajadores españoles reconoce sentirse desmotivado en su puesto de trabajo, especialmente los que llevan más tiempo en la empresa. Entre los principales factores que causan esta desmotivación figuran la falta de reconocimiento profesional y de perspectivas de futuro. Una percepción que se puede corregir mediante un esfuerzo adecuado en formación continúa en idiomas y otras materias, que abra nuevas expectativas profesionales para los trabajadores.

 

Probablemente, la razón por la que muchas empresas siguen sin dedicar recursos a la formación de idiomas para sus empleados es que la perciben únicamente como un gasto prescindible. Sin embargo, si tenemos en cuenta todas las ventajas que ofrecen los cursos de inglés para empresas, está claro que son una inversión inteligente.

 

¿Tu empresa ofrece clases de inglés? ¡Cuéntanos en redes sociales!