No pagues de más por tus traducciones urgentes

No pagues de más por tus traducciones urgentes

traducciones urgentes

Las traducciones urgentes pueden sacarte de un apuro, pero tienen algunas contrapartidas: aparte de ser más costosas, la calidad disminuye y es más fácil que contengan errores. Pero puedes evitar la mayoría de estos inconvenientes si tienes en cuenta algunos consejos para gestionar tus traducciones urgentes.

 

Si buscas “traducciones urgentes” en Google, verás que aparecen un montón de resultados y anuncios de agencias de traducción o traductores freelance que ofrecen este servicio. ¿Por qué? La explicación es sencilla: las traducciones urgentes son un buen negocio, porque se llegan a cobrar cantidades muy elevadas a cambio de ellas.

 

Lógicamente, una traducción urgente que haya que realizar de un día para otro, en fin de semana o festivo, debe tener un coste superior. Ten en cuenta que los traductores no somos “robots” que trabajan las 24 horas, los 7 días de la semana…

 

Lectura recomendada. ¿Por qué los traductores cobran una tarifa mínima?

 

Además, los profesionales de los servicios de traducción solemos tener varios encargos simultáneos, por lo que aceptar una traducción urgente a menudo supone aparcar temporalmente otros trabajos previamente comprometidos, y luego tener que hacer horas extras para cumplir todos los plazos de entrega de los distintos clientes.

 

Como agencia especializada en servicios de traducción en Barcelona, en Nativos estamos habituados a gestionar encargos de traducción urgente para empresas. Por nuestra experiencia, somos conscientes de que las traducciones urgentes a veces son necesarias, pero en la mayoría de casos se pueden evitar con un poco de previsión.


¿Qué se considera una traducción urgente?

Son traducciones urgentes todos aquellos encargos de traducción cuya extensión excede el volumen de palabras que un traductor autónomo o una agencia de traducción puede traducir de forma ordinaria. Por ejemplo, en el caso de un traductor de inglés freelance o una pequeña agencia de traducción, se consideraría como traducción urgente cualquier trabajo de traducción que supere las 2.000-2.500 palabras por día, que es el volumen que un traductor puede realizar en una jornada.

 

Aunque no siempre es la extensión lo que determina la urgencia de una traducción. En ocasiones, el texto puede ser más breve, pero el plazo de entrega solicitado es inferior a las 24 horas, por ejemplo cuando se encargan traducciones para el mismo día o incluso en unas pocas horas. En esos casos, aunque se trate de un trabajo más corto, puede aplicarse la tarifa de urgencia debido al escaso tiempo para realizarlo.

 

traducciones urgentes

 

Ten en cuenta que el proceso para realizar una traducción con garantías implica más pasos aparte de simplemente trasladar las palabras del texto de un idioma a otro.

 

Antes de empezar, hay que realizar la valoración del texto, preparar el presupuesto, enviarlo al cliente y esperar la respuesta. Una vez aceptado, se inicia la pretraducción, que consiste en preparar el documento para traducirlo. Por ejemplo, convertirlo a un formato editable si está en PDF, imágenes, etc. o volcarlo en un programa de traducción asistida por ordenador (TAO) para poder procesarlo mejor.

 

Lectura recomendada: Diferencia entre traducción automática y traducción asistida

 

A continuación se realiza la traducción propiamente dicha, que a menudo es la parte que requiere menos tiempo en el caso de los traductores profesionales con experiencia. Pero si se trata del primer encargo de un nuevo cliente, es un tema muy especializado o hace falta mantener la coherencia con traducciones anteriores, hay que realizar consultas e investigaciones lingüísticas que pueden requerir tiempo.

 

traducciones urgentes

 

Finalmente, es preciso realizar una revisión de la traducción para verificar que todo esté correcto, corregir posibles errores, comprobar que la terminología sea uniforme, que el formato del documento sea fiel al original… Para entregar una traducción con garantías, es recomendable realizar al menos dos revisiones completas del texto, preferiblemente con algunas horas de margen entre ellas, para detectar detalles que pueden pasar por alto cuando llevas muchas horas trabajando en un mismo texto.

 

Cuando se trata de traducciones urgentes, hay mucho menos tiempo para realizar todos estos pasos, por lo que la calidad final de la traducción puede verse afectada.

 

¿Cuánto se cobra por una traducción urgente?

En el sector de la traducción existe una enorme competencia, por lo que las tarifas de traducción suelen ser bastante competitivas. Por ejemplo, en el caso de una agencia de traducción en Barcelona como Nativos, los precios de las traducciones de español a inglés están alrededor de 0,09-0,12 euros por palabra, IVA no incluido.

 

Lectura recomendada: Cómo una traducción barata puede salirte cara

 

Sin embargo, como decíamos antes, las traducciones urgentes no se cobran según la tarifa estándar, sino que se aplican recargos que pueden ser del 30 %, el 50 % o incluso el 100 % respecto a la tarifa habitual. Para que te hagas una idea, traducir una carta de español a inglés que tenga unas 500 palabras con una tarifa normal saldría por unos 45-60 euros más IVA; mientras que con una tarifa de urgencia el coste se podría disparar rápidamente hasta los 90-120 euros, en función del recargo.

 

Por ese motivo, es recomendable reservar las traducciones urgentes únicamente para situaciones en las que realmente sean imprescindibles, como por ejemplo:

 

  • Oportunidades comerciales, como en el caso de que tu empresa necesite traducir una propuesta comercial para presentarse a una licitación.
  • Asuntos legales, por ejemplo si tienes que traducir un contrato o unas condiciones de uso para asegurar el cumplimiento de la normativa.
  • Situaciones de crisis, como por ejemplo traducir un comunicado destinado a los clientes afectados por una retirada de un producto.
  • Participación en ferias o eventos, que a menudo implica la necesidad de traducir folletos o catálogos a última hora para llegar a tiempo.
  • Solicitudes de medios de comunicación, por ejemplo cuando te piden una entrevista y hay que traducir notas de prensa o información de la empresa.

 

En todas estas situaciones, asumir el coste y el riesgo que suponen las traducciones urgentes puede merecer la pena. Sin embargo, en la inmensa mayoría de los otros casos, es posible evitar este tipo de urgencias siguiendo unos consejos muy simples.

 

Cómo evitar pagar recargos de traducción urgente

En los casi 20 años que llevamos trabajando como agencia de traducción en Barcelona, no deja de sorprendernos que algunas empresas regateen los precios de las traducciones convencionales, pero estén dispuestos a pagar “lo que sea” por una traducción urgente. Sin embargo, en la mayoría de casos no es necesario. Así que, antes de encargar una traducción urgente, te recomendamos tener en cuenta esto:

 

  • Valora si realmente es tan urgente: a menudo, las prisas del día a día nos hacen perder la perspectiva y caemos en el típico “lo necesito para ayer”; cuando seguramente, las consecuencias de retrasar la entrega de un texto un par de días son menos onerosas que el coste extra de una traducción urgente.
  • Revisa el documento para eliminar lo innecesario: a menudo, hay partes del texto que no es necesario traducir porque ya las tienes en traducciones anteriores (como la descripción de la empresa) o porque no se aplican al mercado al que está destinada la traducción (como notas legales de otro país).
  • Planifica bien para evitar urgencias: por ejemplo, si necesitas traducir los textos de una web, seguramente llevas un tiempo trabajando en ella. En ese caso, no esperes hasta el último momento: puedes enviar a traducir los textos de la página mientras se ultima su desarrollo y así tenerlo todo listo a tiempo.
  • Asegúrate de que no habrá retrasos por otra parte: imagina que mandas a traducir una presentación de forma urgente, pero luego el maquetador que tiene que ajustar el diseño no puede entregarlo a tiempo. Habrás pagado una tarifa de urgencia por una traducción que podría haber esperado unos días.
  • Recurre a tu traductor de confianza: por ejemplo, si trabajas con un traductor de inglés autónomo en Barcelona de forma habitual y te surge una urgencia, es menos probable que te cobre un recargo adicional que si contactas a última hora con una gran agencia de traducción que no te conoce.
  • Divide el trabajo entre varios traductores: si tienes que traducir un informe muy extenso en poco tiempo, por ejemplo, puedes dividir el trabajo en bloques y asignarlo a diferentes traductores para ganar tiempo. Eso sí, asegúrate de que luego alguien se ocupe de revisar y unificar la traducción.
  • Simplifica la tarea al traductor: cuantas más dificultades le pongas, más tardará el trabajo y más dinero te costará. Por tanto, envía el texto al traductor en un formato editable (vigila con los problemáticos PDF), cuyas imágenes sean modificables y evita hacer cambios una vez se ha iniciado la traducción.
  • Responde rápido sus consultas: una traducción urgente puede detenerse por una duda terminológica o un problema con el formato del documento. Si vas a pagar a tu traductor para que trabaje de noche o el fin de semana, debes estar disponible para contestar sus posibles dudas con la rapidez necesaria.
  • No abuses de la traducción urgente: como decíamos al principio, si te acostumbras a solicitar traducciones en plazos muy ajustados, acabarás pagando tarifas de traducción mucho más elevadas que las que podrías conseguir por una traducción de similares características en plazos normales.
  •  

¿Necesitas traducciones urgentes? Nativos es una agencia de traducción en Barcelona que ofrece servicios de traducción desde hace más de 20 años. Para cada proyecto, te asignamos un traductor de inglés autónomo en Barcelona de confianza, que es nativo y con experiencia probada en traducciones para empresas.

 

Podemos realizar tanto traducción estándar como traducción urgente y siempre buscaremos la mejor solución para que recibas una traducción de alta calidad al mejor precio. ¡Consúltanos antes de pagar de más por tus traducciones urgentes!

 

¿Alguna vez has necesitado una traducción urgente? ¿Por qué? ¡Cuéntanos en las redes sociales!